Coberturas Noticias

CARACOL A CONTRAMANO: puros átomos de energía.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Iba a escribir esta crónica como cualquier otra, pero cuando me encontraba por la mitad me dí cuenta que no era lo que quería decir; de modo que me tomé la libertad de convertirla en un relato personal de lo que sentí el pasado viernes en El Teatro Sala Opera, y espero, de esta manera, poder transferirles mi experiencia con mucha más precisión que si lo contara en tercera persona.

De todos modos (spoiler alert) Caracol a Contramano es una banda que nadie te puede contar, no importa lo que leas o escuches, tenes que ir a verlos, es prácticamente una obligación. Te diría que al menos una vez en la vida pero cuando estés ahí los límites no los vas a poder controlar.

Ahora sí, habiendo dejado estos puntos en claro me dedico a transcribir lo que fue mi noche en la ciudad de las diagonales.

Cuando pisé La Plata se largó una lluvia torrencial que me hizo pensar (pobre de mí) que quizá el público iba a apichonarse un poco. Será que ya estoy vieja (o mejor dicho que aún no entendía del todo lo que esta banda provocaba) pero no pude equivocarme más. Chorreando agua de pies a cabeza no paró de entrar gente con una sonrisa que los inundaba más que la tormenta. No podría haber predestinado mejor la noche que viendo las caras de su público.

Todavía había que esperar un poco, aunque sería una espera más que amena, ya que para calentar motores quién pisó el escenario fue Edu Schmidt.

No hubo lugar para los tibios, apenas sonaron los acordes de “Chicanorexica” (tema de su ex banda Árbol) Edu bajó del escenario para abrir él mismo lo que sería el primer pogo de una noche colmada de energía.

Le siguió un popurrí de temas propios, temas de Árbol reversionados y hasta algunos covers; incluso se dio el lujo de invitar a Chelo Fontana (Cantante de Caracol a Contramano) para “Fantasma”, el tema con el que cerraría su show.

En los minutos que antecedieron a la nueva apertura de telón el público estaba eufórico, en el sector del campo del teatro no cabía un alfiler. Era el momento, ya nadie podía esperar más, y así, cumpliendo, salió Caracol a Contramano con “Atomos”, el tema homónimo a su último disco.

Le siguieron “Hoy”, “Pala”, “Cambió la suerte” y “Activar”. Para ese entonces ya tenía las razones de querer escribir esto desde el lado personal. Hay algo en el público de Caracol, en la energía que transmite la banda desde arriba del escenario y se empalma con la que corre abajo, que no puede explicarse, pero puede sentirse.

Y puede verse, también, cuando notás las sonrisas cómplices entre los músicos que te demuestran que no solo aman lo que hacen, sino que, aman hacerlo para nosotros acá abajo. Y eso es un ciclo que contagia sin cortarse.

¿Estan con ganas de agitar loco?” grita Chelo desde arriba del escenario, y por supuesto que lo estabamos. “Paralelipedo”, “Desencanto” y “Calle” fueron los temas que sonaron antes de que se hiciera un parate para mostrar una bandera en apoyo al autocultivo que acompañaría al pañuelo del aborto legal que ya se encontraba en el escenario desde empezado el show. No es una cuestión de tirar flores, pero es importante, y lo recalco siempre, que quienes tengan la oportunidad de ser comunicadores no lo desaprovechen, y con debate en puerta el gesto es más que valioso.

Ska”, “Noche” y “Vocales”este último con un público movilizado, mucha gente subida y todos cantando al unísono quedando a punto caramelo para los dos temas en formato acústico que le seguirían: “Freno” y “Malabares”.

La última parte del show se acercaba, con un ritmo tan movido que pareció pasar en segundos. “Tan lejos”,Estar de pie”,Casa”,Que la siga”; un tema que profesa “ella quiere que le siga el paso y yo me voy quedando atrás”, y eso mismo sentía con la vorágine en la que me veía envuelta. Con la cantidad de estilos que se entreveran en las canciones de Caracol es casi imposible ir a su ritmo, y digo “casi” porque noté que para quienes son habitués de la banda es algo que ya les corre por las venas el hecho de estar más de una hora y media a puro salto, baile y pogo, sin parar de cantar un segundo.

Entramos al final con “Chala”, “Agua te pido”, “Baila como puede”,Gózalo” y “El Alba”. La banda saludaba desde arriba del escenario y se preparaba para retirarse, pero el público no iba a permitirlo. Desde abajo todos cantaban al unísono “Todas las cosas que hiciste sin pensar van a volver a revolcarse una vez más con vos” y Caracol nuevamente cumplió, agregando “Sin pensar” a la lista, de esa manera cerrando, ahora sí, lo que fue una gran noche.

Si querés aceptar el consejo de alguien que no se deja de sorprender cuando descubre algo distinto y copado escuchame, y andá a ver a Caracol a contramano. El 6 de abril tenés la oportunidad ya que se vuelven a presentar en el Teatro Ópera.

Después me contás si les pudiste seguir el paso.

Fotografías cortesía de: Jona Cerri

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.