Coberturas

JUSTICIA POÉTICA: Marilina Bertoldi en Flores

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Marilina Bertoldi se presentó en el Teatro Flores el día 14 de junio agotando entradas semanas antes del show. La humorista Charo López entretuvo al público una hora antes de que la presencia de Marilina enardeciera cada rincón del teatro. Fue un espectáculo limpio, poderoso y revolucionario sin la necesidad de alardear por serlo.
 
A las diez de la noche, puntual, se escuchaba la introducción de lo que sería MDMA, sobre el escenario se encontraba Guillermo “Gigi” Salort en la batería, Joaquin Muriel y Hernán Rupolo en las guitarras, Julian Emmanuel Montes en el bajo y por supuesto la mismísima Marilina. Las vestimentas eran íntegramente de color negro opaco, con la excepción de que el negro de Marilina era reluciente. La escenografía era simple y con un piso espejado

La segunda y tercera canción de la noche fueron “China” y “O no?”, pertenecientes a su último disco, y algo que es inmensamente meritorio es que, tanto por cómo fueron creadas las estructuras y energías de canciones, el público se mantuvo con una energía totalmente poderosa cantando a la par casi toda la canción, pero eso no fue cosa de un par de temas, o de comienzo de espectáculo, se mantuvo durante toda la hora que duró el recital.

Voy a hacer un pequeño paréntesis sobre lo vivido en el Teatro Flores. Es sabido que el público argentino es uno de los más enérgicos del mundo, y también es sabido que Marilina es una artista que sabe cómo transmitir energía y poderío a través de su música. Pero todo esto no es casual, y no es mérito de haber ganado un premio, es mérito de la historia y del trabajo de la artista que hace años viene peleando para tener un merecido lugar en la música. Ese día Marilina recibió todo el afecto y toda la admiración enérgica que se tiene merecida y tanto nos fue negada a las mujeres. Otra cosa que pude observar es que las que iniciaban los saltos, el pogo, los aplausos y cantares también fueron principalmente las mujeres, es notable el crecimiento tanto de artistas como también del público -tanto mujeres como hombres y disidencias-. Nosotras también queremos y podemos estar a los gritos en un recital, emocionarnos por ir a ver a artistas que admiramos y cantar o gritar al unísono todas sus canciones.

Lo que también nos emociona es ver mujeres como Marilina en el escenario, ver que ahora podemos ser esa mujer poderosa que no necesita nada más que su talento para que el público cante todas sus canciones. No necesitamos una industria que explote nuestro potencial erótico ni hacer canciones de amor heterosexual, podemos salir de esos parámetros y ser consciente de que eso es inmensamente conmovedor y revolucionario. 

Continuando con los acontecimientos del recital, al finalizar la canción “La casa de A”, Marilina dijo unas palabras presentando el show y prosiguió con “Nunca”, “Correte”, y “Puentes”.

Se apagan las luces del escenario y la banda desaparece, entre aplausos reaparece Marilina junto a una guitarra para lo que ella nombra “set solo”, que consta de eso, un set en solitario. Las canciones elegidas para ser interpretadas únicamente por la artista fueron “Remis” y “Rastro”. Volvieron a apagar las luces para dar por finalizado el set solo y mientras sobre el escenario les músiques se acomodaban, en el público se coreaba “si no hay aborto legal les quemamos la catedral”. 

Una vez todes en sus lugares comienzan a tocar “Enterrarte”, a lo que Marilina menciona “este tema siempre lo quiero dejar de hacer… pero no se puede, por eso lo cambio un poco y nos confundimos todas”. Se suben las coristas Paloma Iturri y Verónica Gerez y sigue con las canciones “Tito volvé”, “Fumar de día” y “Cosas dulces”. Y para terminar, canciones que no pertenecen a su último disco pero son de las más destacadas en su carrera: “Sexo con modelos”, “Y deshacer” y “RACAT”. Cuando ya no quedaban canciones por tocar, Marilina decide tirarse al público para que la sostengan en brazos, también fue por las vallas a saludar a quienes presenciaron el recital lo más cerca posible. Al retirarse del escenario el público hizo una ronda y comenzó a cantar “El rock es de las pibas”. Eso logró que Marilina volviera a aparecer para hacer el aguante, pero el show ya había terminado.

Marilina es una de las artistas más influyentes en la cultura y la realidad, tanto de una generación como del presente mismo. Puedo percibir una artista vivaz, conocedora de sus herramientas y de con quién trabajar para no perder libertades artísticas ni personales en una compañía discográfica y aún así tener un producto profesional que puede acomodarse tranquilamente junto a artistas de renombre con muchísimo más poder adquisitivo y contactos que faciliten desenvolverse en este ambiente. Son los indicios de un futuro prometedor para la música, como diría Spinetta… mañana es mejor.

 

Fotografía de Rocío Frigerias fotografía

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.