Coberturas

Paula Maffia & Sons en Xirgu Espacio Untref: No hay nada más lindo que la familia unida

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Paula Maffia sabe ser anfitriona de las reuniones familiares más explosivas. Para demostrarlo, nos extendió una invitación para compartir con ella una muy especial. Junto con las Sons y las Cousins presentó su disco Polvo y nos puso a vibrar en su misma sintonía.

La cita era en el teatro Margarita Xirgu. Las butacas habían sido retiradas, en un gesto estratégico por habilitar la libertad de expresión a aquellos cuerpos que no pudieran contenerse en su deseo de bailar. Para les demás, los palcos estaban disponibles. 

La noche fue inaugurada por las bellas canciones de Nina Suarez, una pequeña gigante que es pura potencia (y la protagonista del videoclip de La Espesura).

En cuanto se abrió el telón para Paula Maffia, ella y su banda fueron recibidas por los aplausos entusiasmados del público. El dress code de esta velada era animal print: cada une de les músiques vestía una prenda acorde a la ocasión. Las Sons, formada por Lucy Patané y Nahuel Briones, y ahora las Cousins: Rosa Nolly (saxo barítono), Melina Xilas (saxo tenor), Mariana Michi (cuatro y coros), Ignacia Etcheverry (guitarra y coros), Matu Aguilar (batería, bombo legüero y Octapad), Mariana Coccaro (batería, percusión y Octapad), Sol Pereyra (trompeta) y Elizabeth Ridolfi (viola), quienes irán haciendo su entrada en distintas canciones. 

El tema que dio comienzo a la velada fue el primero del disco, “Otros animales”, y las luces y los colores fríos de las visuales creaban una atmósfera de oscuridad envolvente. Paula nos adelanta que va a tocar en el mismo orden del disco. La banda parece no poder quedarse quieta: ya para “Polvo”, la segunda canción, Nahuel y Lucy están cambiando instrumentos. “Corazón licántropo” da para suspirar. La sensualidad de este tema se impone: es magnético. Paula sabe cómo pararse en el escenario y llenarlo todo.

Después de romperla en el bajo, Lucy Patané levanta la apuesta ocupando la batería e imprimiéndole su poderoso sello a “Peces muertos”. Junto con los saxos de Melina y Rosa, el tema explota. Previo a interpretar su versión del tema de María Elena Walsh, “Canción para bañar la luna”, Paula sugiere, aguda: “Yo bajaría más la luz así conversan con su pasado”. Su voz y su guitarra se lucen, y el sonido de la viola, en manos de Elizabeth Ridolfi, es parte de la belleza que se nos ofrece en estos instantes.

La banda es un abanico de colores. Aquello que pasaba en el escenario se replicaba, de algún modo, entre nosotres les asistentes: entre el público había gente de edades, identidades y expresiones de género variadas. Las disidencias son bienvenidas y así parece que lo hemos entendido. ¿Será porque nos vemos reflejades? Se siente como un lugar donde podemos ser, y esto nunca es poco. 

El público se unía en expresiones amorosas hacia Paula, chicanas y pedidos (reiterados) de subir el volumen. Nunca parecía ser suficiente. Ella responde del mismo modo: con su humor ácido y su calidez. Este ida y vuelta no se detuvo jamás: nos habíamos unido.

Cometas” cierra el disco y la primera parte del show. Allí entra Sol Pereyra con su trompeta. “Me encanta rodearme de gente que admiro y publicitarla”, nos cuenta Paula. Su voz recorre matices y eso al tema le queda muy bien: por momentos es dulzura y calma; por momentos sacude y es puro poder.

Paula Maffia parece saber elegir quién la acompaña. Les invitades parecen haber sido pensades muy conscientemente: gente que rinde homenaje a la música en múltiples formas, que la reivindica, que entiende y explota su potencial. Llama la atención y es un placer ver y escuchar a tantas mujeres en el escenario, ocupando distintos puestos, demostrando que definitivamente los límites no están en el talento.  

Habiendo finalizado entonces con el nuevo álbum, la banda se retira y se inaugura un nuevo momento: ella en soledad. Es allí donde toca “Córcega”, tema de su primer disco solista, que es acompañado y festejado enormemente por el público. Incluso la veremos sobre el piano, compartiendo una canción que compuso para una obra de teatro.

Posteriormente vuelve la columna vertebral de esta familia: las Sons. Paula nos pide “consumo responsable”, es decir, dejar de elegir festivales que excluyan mujeres y disidencias de su line up. “La fina linea” y “Palo de amansar” protagonizan esta sección y a elles se les ve disfrutar a pleno. Lucy tocando la guitarra de doce cuerdas nunca defrauda.

El telón se cierra, pero veremos que la noche aún no ha terminado, y que nos tiene reservado un momento muy especial. Paula y las Sons salen con las guitarras más allá del telón. Paula se sienta en el borde del escenario y juntes despliegan Mar de Caricias. Así se siente: la piel de gallina en más de une. La emoción es absoluta, de un lado y del otro, que vibra como uno nuevamente. No hay nada más lindo que la familia unida.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Etiquetas