Coberturas

Todos los fuegos, el fuego: Francisco el hombre, junto a Lucy Patané y Paula Maffía en Niceto.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La noche del miércoles 28 de agosto tuvo tonalidades de sábado. A partir de las 20:30, nos
acercamos a Palermo a disfrutar de una fogata musical preciosa.

Escribir crónicas de recitales implica un compromiso constante con ser justa con la magia
que sucede sobre los escenarios, y cuando el espectáculo tiene una calidad musical única y
además, se despliega una participación tan fuerte del público para que todo se sostenga en
constante elevación, hay que mencionarlo. Este fue el caso de Francisco el hombre, banda
brasilera que nos sacudió todas las estructuras a fuerza de meneos y calor humano. Su gira
por nuestro país los llevó a pasear por La Plata, Rosario, Paraná y por último, Capital
Federal. En cada punto, la gente les recibió con muchísimo afecto.

A lo largo de la noche se escucharon frases como: “Basta de festivales verticalistas para ver
a los mismos gerontes de siempre”; “La revolución está en el público, sean exigentes”;
“Resistencia Latinoamericana antifacista” y “Lula libre” que no pueden pasar desapercibidas
en éstos tiempos en los que la ultraderecha no para de apuñalarnos sueños con políticas de
hambre y represión. Encontrarnos para que el fuego crezca y avance es reparador y
poderoso. Que la revolución sea siempre desde la ternura y con les otres, desde el arte
como vanguardia total, es la consigna fundamental.
Las primeras chispas comenzaron a encendernos cuando Paula Maffía salió a escena, sólo
con su guitarra y sus melena enrulada para envolvernos con sus melodías poderosas, su
voz parece crecer desde el centro de la tierra hasta explotar. Su apertura contó con
canciones de su última placa, “Polvo” entre otras. Ella aprovechó su paso por el escenario
para celebrar el festival desde la autogestión e invitando a participar más de éstos.

El fuego iniciado por Paula empezó a crecer sin límites, cuando Lucy Patané subió a
escena. Ella es eléctrica, no para de saltar, de mirar a sus músicas, de sonreír mientras toca
un arpegio complejo que en sus manos, parece tan simple… Sus solos están repletos de
fuerza y virtud.
Basta mirarla para quedarme obnubilada pensando en cómo me hubiese gustado que mi
adolescencia tuviera a mujeres como Paula y Lucy sobre los escenarios porque me siento
conectada a ellas desde fibras muy profundas. ¡Qué hermosas generaciones las que se
vienen! El público está lleno de gurisas que están palpitando estos nuevos fuegos, por eso
se abrazan y poguean cuando la banda explota, lo sienten como propio a ese rock que las
cura. Lucy lo sabe, por eso se para en el borde del escenario y no para de agitar al público,
y cierra su presentación con la última canción de su disco, que desata todos los cinturones y
nos despoja de lo que nos ata, quedamos sueltxs para el próximo incendio.

Cuando salió Francisco el hombre, el público realmente desató toda su euforia. La fusión
del samba con notas de candombe hizo que el piso de Niceto tiemble y todes
participáramos del trance; era inevitable porque la misma arenga de les musiques invadía
cada vez con más intensidad. En el despliegue, nos volvimos una melaza en movimiento,
una sola y misma fuerza expandiendo sensaciones. Su presentación estuvo plagada de
reivindicaciones de la lucha de las mujeres, en contra de las políticas nefastas de Bolsonaro
y claro, el pedido urgente por la libertad de Lula Da Silva. Pero además, nos abrazamos
para celebrar que pronto se le termina el poder a Macri y eso nos da aire puro.
En muchos momentos del show, el guitarrista se bajó del escenario para armar una gran
ronda en la que todes abrazades saltábamos al ritmo que nos hace sentir toda la raíz afro
creciendo en el cuerpo. No pierden nunca, ni en un segundo, el registro musical y a medida
que la temperatura subía, elles disfrutaban más.
Contaron con las participaciones de Sol Pereyra, Miss Bolivia, Perota Chingó y Cata
Raybaud. Cada une aportando su energía para que el fuego no pare de crecer y quiénes
estábamos allí, nos encendimos.


El cierre de la jornada nos encontró a todes siguiendo una coreografía que desde arriba del
escenario nos invitaban a bailar y se sumaron todes les participantes, invitados y gente con
ganas de bailar. Bailamos como grito de resistencia, meneamos hasta el piso juntes y claro,
nos abrazamos porque el mar de fuegos es para acercarse y encenderse.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Sobre el Autor

Florencia Gómez Gariboglio

Fotógrafa en proyecto, cronista, escritora, femininja y loca de la lengua y la literatura. ¡Que sea siempre con cerveza fría!