Entrevistas

El Chacal y los Alpes Floreados: “En este proyecto no puedo separar la música de mi manera de ser”

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Oda al mantra es el nuevo disco de El Chacal y su banda, Los Alpes Floreados. Con él hablamos sobre esta nueva etapa, la música actual y el devenir de cara a la presentación en Xirgú el 10 de octubre. 

– ¿Cómo fue la transformación a El chacal, sabiendo que venís de otra banda?

Se dio medio de manera natural, siempre en pos de buscar qué era lo que me estaba pasando en el momento y siempre tratando de tocar con amigues, para disfrutar y que la magia esté. Igualmente con The Pelos estamos en un impasse porque teníamos ganas de hacer otras cosas.

– Además la mayoría sigue tocando…

Si, seguimos siendo re amigues con Chipi; la amistad está. Musicalmente teníamos otro tipo de inquietudes.

– Imagino que el proyecto solista es más complejo, no podes distanciarte de vos mismo.

Al principio me ayudó mucho Pato Almeyra, que ahora está trabajando en Noruega. La verdad que fue una pieza fundamental porque él tenía un home studio y me dijo: “tenés buenos temas, vení vamos a grabarlos”. Que es distinto a cuando estás en una banda, porque si vos no tenés en ese momento la energía, alguno la va a tener por vos. Y cuando sos solista si no la tenés vos, no la tiene nadie.

– El disco tiene diferentes momentos, algunos hasta divertidos como “La gilada”. ¿Lo buscaste así?, ¿Te sale así?

Justo este disco es medio un experimento porque convoqué a diferentes músicos para un día y para otros y sin que sepan que grabar. Sólo el productor sabía de qué iban los temas. Y con respecto a lo humorístico, sí, lo busco porque no me considero para nada dentro de los parámetros de la estandarización. No me siento identificado con eso, naturalmente no lo soy. Siempre me atrajo lo bizarro, lo distinto.

– ¿Sentís algún tipo de representación de tu día a día en las letras?

Sí, es un proyecto social y musical porque en este proyecto no puedo separar la música de mi manera de ser. Porque es un momento de mi vida en que me siento comprometido y la manera de sacarlas a flote es hacerlo a través de las canciones. Sí es un proyecto que, como te decía antes, me gusta compartirlo con la gente con la que estoy vibrando ahora, como un colectivo artístico en el cual suceden cosas. Y lo que pasa no es solamente musical, también tengo un proyecto dónde hacemos eventos de poesía, charlas, etc; y eso atraviesa todo.

– Hubo mucho debate sobre relacionar la política al arte; si se puede separar, si un músico puede ser apolítico. ¿Tenés alguna posición formada sobre eso?

En primer lugar siento que hasta la persona que te dice que es apolítica es completamente política. Siento que la política está en el día a día, en el accionar. Desde que alguien te pida una moneda en la calle y seguir caminando como si no lo estuvieras viendo; o ya pasando a una formación política. Yo tengo la suerte de poder comer todos los días, pero hay gente que no y me molesta eso. Me considero alguien comprometido, me gusta ir a las marchas; me ayuda a acercarme a la realidad. No critico al que no lo hace, pero desde mi lado me siento con más potestad de poder opinar si estoy en la calle y me encuentro con las diferentes realidades.

– ¿Cuáles son los artistas que más te influencian hoy?

Viniendo para acá hoy escuché a Connan Mockasin. La última vez que vino hizo un show en el Personal Fest y al otro día en Niceto se subió a tocar el cantante de MGMT, y ahí te das cuenta que son pibes que la están pasando bien. Después se fueron al Richards y estaba el pibe ahí, en la calle, tomando vino con la gente en la calle. Te das cuenta que son artistas que más allá de que están viviendo una realidad re loca, lo que les mueve es juntarse a tocar y pasarla bien.

– ¿Con que artistas internacionales te gustaría tocar?

Me gustaría mucho con Tomatito, un guitarrista español. Viví un tiempo en España y me volvió loco el flamenco. Igual, hoy realmente disfruto mucho tocar con mis colegas contemporáneos. De verdad me pasa eso; hoy me encuentro en muchos momentos escuchando música actual, que es palpable. Porque realmente admiro a mis colegas, a Bándalos Chinos, a Indios, a Chipi-chipi; podría decirte St. Vincent, pero para mí Chipi está al mismo nivel. No sé si me pasaba eso antes, ahora me pasa eso porque está sucediendo algo.
Ahora comparto banda en Francisca y los exploradores con Feli Colina y flasheo, porque Feli tiene una magia espectacular. Una piba que va y donde se planta a tocar, genera magia.

– Volvamos a El chacal; presentás el disco en Xirgú. ¿Por qué elegiste el lugar?

Barajé un montón de opciones, pero no quería caer en los mismos lugares; porque siento que no soy parte de un estándar. No porque me quiera hacer el distinto, pero realmente hay un montón de cosas con las que no me identifico y, entre lo que digo y lo que pienso, intento ser coherente. Creo que el Xirgú es un lugar especial, donde se puede hacer un ritual y venerar al disco que se llama “Oda al mantra”.

– ¿Qué tipo de show hay preparado?

Va a ser un show especial porque va a tener intervenciones artísticas con chamanes que van a aparecer. Habrá muches invitades, porque me gusta despersonalizar el escenario y que no todo sea “El chacal”. Flasheé mucho con el último documental de Dylan, me parece que la revolución se hace en conjunto. El que te diga que la revolución se hace solo es porque es un ególatra desde el lado negativo. Creo que justamente si queremos un cambio, el mensaje tiene que ser colectivo, unir cabezas, tratar de celebrar lo distinto, anexar géneros.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.