Entrevistas

ERUCA SATIVA: “Hay que desacartonar el propio rock, hacerle tambalear la estantería”

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El calor de este miércoles ya es insoportable y apenas son las 11.00. En una de las oficinas de Sony Music, Brenda Martín, Lula Bertoldi y Gabriel Pedernera llegan sonrientes y predispuestes a encarar un día que se vaticina largo. Hoy es día de notas, pues se encuentran presentando “Seremos primavera”, su nuevo disco que vio la luz hace apenas 5 días.

Después de 3 años de espera, el nuevo material llegó este noviembre para dejar muy en claro que el presente del trío se ve ampliamente reflejado en los 10 temas que componen la placa. Los mensajes ahora son claros (aunque, según sus propies compositores, la manera de componer sigue siendo la misma, y le atribuyen la mayor interpretación lírica a “haber bajado los decibeles de la música”), y están impregnados por dos temáticas que parecen unirse constantemente: la ma-paternidad y la coyuntura que nos atraviesa sin dar respiro.

Dice Gaby al respecto: Puede ser que el contexto tenga algo que ver, pero yo también empecé a pensar y creo que como el disco no está tan focalizado en una cuestión fuerte e intensa musical, que el corte, el acorde, el riff… Por ejemplo, empecé a pensar y en Barro y fauna (2016) que a mí y a todos nos encanta, está todo bien, pero, ¡es medio un quilombo! Es como que ponés play y empieza una cosa que no sabés de dónde vienen los sonidos. Creo que tal vez eso hace que las letras no tengan tanto impacto. A mí me parece que por ejemplo en la letra de Nada salvaje hay una profundidad y una cosa directa, al igual que en, no sé, Baba o Creo. Pero es tanto lo que pasa a nivel sonoro que te quedás en esto. Cuando le empezás a sacar la guitarra y todo, es como que decís “¡Ahhhhhh, mirá lo que está diciendo!”.

Yo no soy el responsable de las letras, pero creo que hay un crecimiento muy grande por parte de los lápices –o de los teclados-, pero aparte de eso, puede que la música te esté invitando un poquito más a escuchar lo que se está diciendo y cómo se está diciendo.

Hay un mensaje muy explícito en el disco, muy cercano, muy fácil de interpretar. ¿Qué cambió en estos años para que ese mensaje sea ahora tan directo?

Brenda: ¿Vos sabés que yo no siento que sea más directo el mensaje? Por ejemplo, recién hablábamos de “Omara” (tema que abre el disco) que está inspirada en una cosa, pero si no te lo decimos, lo interpretás de otra manera. Sí puede ser que capaz en Creo o en Sorojchi te das más cuenta, las temáticas te dejan ver más hacia dónde están orientadas.

La manera de escribir sigue siendo la misma, siempre tuvimos canciones que hablan con frases más concretas y otras que son más tipo cuento. Creo que lo que pasó en este disco es que como bajamos los decibeles de la música, se está como prestando más atención a las letras. Eso creo yo, ¿no? Porque me pregunté por qué están llamando tanto la atención si son como más o menos lo mismo.

Además, creo que también tiene que ver con que hemos ido como mejorando en la manera de escribir, si se quiere. Esa búsqueda de que no haya un desperdicio de oportunidad, de que no quede una frase que no se entendió bien lo que decía, que es una sensación que hemos tenido alguna vez. Lo distinto en este disco es que intentamos que no nos pase eso y nos tomamos más tiempo para trabajarlo, estuvimos como 4 meses en el estudio. Creo que el resultado es ese, que el mensaje parece más claro y está buenísimo.

Yo el otro día me puse a ver los comentarios y hay canciones que las escribimos por un motivo y la gente interpreta otro, y está buenísimo porque terminan de completar lo que elles están necesitando.

En estos años, del último disco para acá, en algún momento cuando empezaron a componer, ¿se plantearon el hecho de que estaban yendo para otro lado, musicalmente hablando? ¿Pensaron si era un paso que querían dar o no?

Lula: Sí, lo quisimos dar apropósito. Uno pasa por distintas etapas, pero fue sincerarnos y decir “esto es lo que somos ahora”. Nos salió esto pero no nos hubiera salido otra cosa tampoco. Para nosotres tiene mucha potencia también desde otro lugar, porque desnudarse de esta forma es toda una declaración y hay que estar preparedes corporal y psicológicamente para presentar un disco absteniéndose a lo que te puedan decir. Personalmente, cada une atravesó por distintos procesos. Yo sí tuve que hacerlo para aceptarme como soy. Mirarme al espejo y decir “ah, esto soy”, y estar segura de lo que vamos a presentar, porque creo en estas canciones, en estas letras, en estas sonoridades. Y eso me parece que es todo un proceso de sinceramiento artístico, es decir, “nosotres vamos a decidir qué es Eruca Sativa”.

Lula habla de ser elles mismes quienes deciden qué va a ser (y hacer) la banda. Muchos de los comentarios que se leyeron desde la salida de Seremos primavera buscan mostrar como algo negativo esta búsqueda nueva del trío, y este sonido alejado de los hits como Fuera o más allá y Nada salvaje. Eruca Sativa se distancia del rock, se ha leído en algunos lados. ¿Cómo se lo toman ellxs?

Grandes canciones del rock: Inconsciente colectivo, Los dinosaurios, Muchacha ojos de papel, Giros, Ambar violeta. Son todas canciones con sonoridades que no tienen nada que ver. Nosotres de hecho en los otros lugares de Latinoamérica, fuera de nuestro país, somos vistos como una banda más relacionada al metal que al rock nacional argentino. Creo que acá con algunos pasaba lo mismo. Yo nunca pensé en hacerlo “fuerte” porque quería hacer rock, sino que nos salió tocar la música de esa forma y disfrutábamos hacer eso. Y lo seguimos disfrutando, si en vivo aún lo hacemos. Pero desde el primer disco hicimos canciones como “Hoy quiero ver” y ahí no nos preguntaban si estábamos haciendo rock, porque era minoría dentro del disco, pero estaba, nos comenta Brenda al respecto.

Por su parte, Gaby agrega: En el segundo disco está “Mi canción” también. Para mí, tal vez estamos alejándonos de ese rock con el que nosotros crecimos. No sé, ayer escuchaba “Los dinosaurios” y pensaba, ¡¿quién le va a decir a Charly que eso no es rock porque no se parece a un tema de AC/DC?!

Lula acota: es muy loco este giro, porque te hace decir, ¿qué es rock nacional? Es eso, Fito, Spinetta. ¡Distorsión no tiene! ¡Riffs tampoco! Todo este debate sale porque nuestro disco es éste, y no saldría si fuera otro. Pero qué lindo que eso nazca desde un concepto artístico. Nace a partir de que decimos “bueno, paren, este es el disco que queremos hacer” y está bueno que se dé porque si los artistas te están diciendo que están en una búsqueda y vos hablás del rock, y el pogo… Eso no tiene nada que ver con la búsqueda artística, porque hoy podemos tener esto, mañana otra cosa, los discos están ahí, no se borraron. Hay como una desesperación en aquelles seguidores (que no son todos, obviamente) que creen que vamos a dejar de hacer algo. Creo que es mejor escuchar, han salido grandes cosas de proyectos que han hecho un viraje exploratorio y de profundización en otros aspectos de su musicalidad, porque eso te permite descubrir otras cosas. Es lo que decía Brenda, de bajar los decibeles y ver qué pasa, qué tipos de letras salen escribiendo sobre otras músicas. No podemos comparar la letra de un tema como “Inercia”, que es por ahí más volada, que hablamos de una montaña, y que tiene su significado, no digo que no.

Brenda: Sí, perdón, pero “ya abandoné mi piel de antes, puedo pisar sobre la arena firme”, también es metáfora. Hay muchas en el disco nuevo.

Lula: Bueno, ¿ves? Justamente, decís “Omara habla de esto”, bueno, Inercia también lo hacía, desde otro lugar. Capaz que le estás dando más bola al riff y al pogo que a la letra, entonces está bueno que también se haga preguntas el mismo público, desde lo musical. Vamos a desestabilizar un poco esto del rock, qué es rock, qué no, que Eruca sativa se despide del rock. Qué sé yo, estamos sacando una conjetura que vamos a ver de acá a diez años. ¡Ahora no podemos decir eso! ¡Qué sé yo qué es rock! Bueno, es también una apreciación de la o el periodiste y está bien eso, no es que haya sido una afirmación nuestra.

Gaby: Creo que todo termina en si te gustó o no el disco. Recibí un mensaje hace unos días de una persona que me había dicho que no estaba de acuerdo con el disco. Es muy gracioso, porque no me dice que no le gustó, dice que no está de acuerdo.

Lula: Sí, y además hay mucha gente que dice cosas obvias. Perdón, ¿no? Pero dicen “me quedo con la trilogía”, buenísimo. “Nos vemos cuando vuelvan al rock”, mortal. “Este disco tiene poco power”, bueno. “No hay distorsión”. Y sí, es una descripción de lo que está sucediendo.

Gaby: Pero también está bueno que pase, y lo bien que le hace a la sociedad en general siempre preguntarse cosas, abrir las teorías, repreguntarse. Qué es el rock, qué significa hacerlo.

Lula: Y además hay también, me parece a mí, una cuestión muy ideológica de este rock argentino, del cual estamos tratando de sacarnos un montón de cosas de encima, que tanto daño le han hecho. Es como que el mismo rock ha engendrado un monstruo que hoy nos lo estamos sacando de encima. Me refiero a un montón de cosas que tienen que ver con el folclore de ese rock, la tradición, que por ahí se ha quedado más en el molde y ha sido más parte del status quo que de la revolución. Entonces hoy hay que desacartonar el propio rock. ¿Cómo? Bueno, haciéndole tambalear la estantería, porque si vamos a seguir haciendo lo mismo, diciendo lo mismo de la misma forma, y, las cosas no van a cambiar nunca. Eso es lo que estamos viviendo a nivel social también, sería como seguir siendo cómplices de una cosa.

¿Se dieron cuenta alguna vez de la responsabilidad que genera saberse comunicador? El hecho de que miles de personas se identifiquen con tus letras. ¿Lxs inhibió eso alguna vez?

Brenda: Sí, para mí es como parte de mi vida esa responsabilidad. Hay personas que te admiran como personas y como bandas, lo que decimos en las canciones, lo que hacemos arriba del escenario. Creo que les 3 somos re conscientes de eso. Capaz es más personal, pero siento que tengo un rol a nivel social, que es una oportunidad, un privilegio, y no hay que negarlo ni hacer como si no existiera. Cuando hay que decir cosas, es momento de decirlas y reflejarlas en las canciones también por la gente que no tiene esa oportunidad, ni de grabar un disco ni de estar diciendo esas cosas. Ponerme a escribir sobre cosas muy personales es como un acto de egoísmo, que por más bonita que sea la canción, me parece que no es momento. Capaz cuando era más chica sí, hoy me parece que ya no. 

La mutación de la banda se ve también reflejada en la tapa del nuevo disco. Eruca es la traducción al latín de la palabra oruga, y Sativa de salvaje. Rápidamente, llamó la atención que en este nuevo CD se desprendieran de Sativa para quedar “a secas”. Los seguidores conjeturaron rápidamente sobre esto. Elles lo toman con gracia, y explican: Es como quedar sólo con el nombre, sacarse el apellido, estar más en confianza.

He leído todo tipo de especulaciones, dice Lula, y agrega: Que nos sacamos el “Sativa” porque ya no es salvaje. Es una buena apreciación, me dio risa. 

Brenda completa: Yo creo que es más salvaje este disco en sentido compositivo que los anteriores.

Y Gaby finaliza: Tendría que ser Sativa solo entonces, en realidad.

 

Entrevista por: Santiago Abregú y Laila Mason

Fotografías por: Cata Distéfano

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.