Entrevistas

Paula Maffía: “No creo que haya un lugar de exposición más grande que improvisar frente a la cámara”

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Placer es una pieza audiovisual de 50 minutos de duración creada por Paula Maffía y Emiliano Romero junto a un gran equipo. Un concierto, una película, zurcida por palabras y relatos visuales con un hilo de intimidad. La misma será presentada el 25 de noviembre a través de Alternativa Teatral.

Sobre esto charlamos con la cantante que este año estuvo nominada a los Premios Gardel por el video de Corazón Licántropo y por su disco Polvo.

  • ¿Qué nos podés contar de Placer? ¿Cómo surgió la idea?

Este año estoy festejando 20 años de carrera. Nunca había tenido un año planeado de antemano. Tenía todo cerrado desde fines del 2019 hasta fines de este año. Un año entero de festejo. Giras por todos lados, shows muy grandes y otras aventuras extra-musicales iban a ser protagonistas de mis días. Todo cancelado y detenido. Atravesados el miedo, el desconcierto y la frutración, me dediqué a hacer cosas que no me requerían exigencia. Crear jugando, en el formato que fuera, sin ningún tipo de expectativa. Desterré la palabra provecho de mi vocabululario. Todo era mirar al mundo con ojos de niña. Desde esta vulnerabilidad y esta ternura pero también desde ese juego ilimitado, quise crear algo que me parecía que era lo único que podía acercarme a mi público como lo hacía en vivo: a través de un pacto. Acá no busco recrear un show tal cual sería en vivo, sino que busco recrear otras cosas que surgen del vivo: la oportunidad de que la gente pose su ojo en el detalle que quiera, que interprete su propia narrativa, permitir que la ficción tome lugar, permitirme hacer otras cosas que exclusivamente “performearmúsica. Ahí lo llamo a Emiliano Romero y le cuento la idea: “Quiero hacer un show en vivo pero que no entre en cuadro ni un micrófono. No quiero subrayar lo evidente.” Se trata de un show pero también puede ser como un libro de acertijos, como encontrarle formas a las nubes. En Placer canto, recito, bailo, juego permanentemente. No creo que haya un lugar de exposición más grande que improvisar frente a la cámara y contar ese relato en conjunto, confiar en un equipo con el mismo criterio y que ambas partes nos podamos sorprender de lo logrado. Ahora falta la sorpresa del público.

  • ¿Cuál es el punto de encuentro entre la música y la película?

Creo que tanto Emi como yo somos personas a las que nos gusta pensar el arte como una forma de ingeniería. Lxs dos trabajamos mucho en el off/under y aprendimos a arreglárnosla para producir algo de calidad con pocos recursos. Ese mismo trabajar con entusiasmo y habitar la interdisciplina nos encontró muchas veces y nos dio la chance de hacer un trabajo grande juntxs por primera vez. Tenía ganas de que esto sucediera. Emi filmó muchos shows míos en vivo y yo sabía que al traerle la idea de pensar un show en vivo pero desde el ojo fílmico, donde la narrativa pesara en su ojo y no tanto en recrear el setup de un show, y que él pudiera convocar a su equipo para hacerlo, nos iba a dar un resultado muy hermoso e impactante. Y así fue.

  • ¿Qué te llevo a elegir este formato y no realizar un streaming “tradicional”?

Me parece que el streaming, justamente, no es tradicional, sino que se trata de un manotazo de ahogado, que puede servir como herramienta de flashmob o para ciertos tipos de comunicación o publicidad pero que de ninguna manera suple, reemplaza o calma el ritual que es hacer un show en vivo. Además, la cultura independiente depende del vivo para que todo el bioma que representa a la misma obtenga trabajo y se pueda, así, perpetuar en el tiempo creando y creciendo. El streaming es un circuito cerrado entre artista, una pequeña técnica, una ticketera y el público. ¿Dónde entra el espacio cultural? ¿Y la persona que atiende la barra, la que limpia, la que produce, la que ilumina, la que hace las visuales, etc.? Esa lógica funciona y puede seguir funcionando para el mainstream que fue para quienes primero se habilitó el protocolo: para hacer grandes festivales, a los ponchazos, en venues grandes. En esa lógica, pobre y empobrecedora, generamos material apurado, potencialmente berreta, caro, la mitad de la gente del circuito queda afuera, el centro cultural queda afuera (que es el lugar donde se crea a largo plazo, donde se maceran ideas, movimientos culturales, contenido para la posteridad) y además estamos pormenorizando al público, al que le cobramos caro un show a la distancia sin una gota de esmero artístico. Me parece que la propuesta del streaming que comenzó con la pandemia es un conjunto de muchas malas decisiones, si con lo mismo, o menos, podemos generar trabajo para más gente y mejor contenido por menos precio para un público más amplio.

  • ¿Creés que esta idea hubiera surgido igual de no haber atravesado el aislamiento?

No. Es pura y exclusivamente una criatura resultante de todas las cosas que pensé, viví y sentí en el confinamiento.

  • ¿Con qué expectativas ves el regreso de los shows presenciales? ¿Cómo se siente esa ausencia de algo tan habitual?

¿Expectativas? Con anhelo de reencontrarme con mi público. Nada más. No pienso hacer futurología. La ausencia se siente como una abstinencia inadecuada, no saludable. ¿En qué mundo posible no podemos sacar una guitarra frente a un grupo de personas y cantar todas juntas? Estamos viviendo una pesadilla excepcional. Sólo nos queda callarnos y aprender todo lo que podamos de esto para nunca tener que repetirlo.

  • Pese a que la pandemia continúa, ¿Cómo estas planeando el 2021?

Día a día y cuidando a las personas que quiero cerca.

Ph: Sebastián Freire.

Entrevista: Laila Masón y Santiago Abregú.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.