Entrevistas

Todo Aparenta Normal: “Esa imagen del último abrazo analógico, un abrazo entre dos personas, el último que exista”

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El 22 de octubre Todo Aparenta Normal va a realizar su primer show por streaming luego de lanzar El último abrazo analógico, su más reciente trabajo discográfico. Bajo este contexto de pandemia charlamos a la distancia con Nico Alfieri, cantante de la banda, sobre esta nueva placa.

Me gusta pensar que cuando uno se pone en rol antena, en rol perceptivo, hay como cierto lenguaje que te pone sensible y te hace prestar atención, ponerte afuera del cuadro, dice Nico Alfieri, cantante de Todo Aparenta Normal. El ultimo abrazo analógico tuvo eso. Surge de algo medio distópico, que tiene que ver con esto, con imaginar esta visión de que los seres humanos estamos yendo cada vez más a lo digital y a comunicarnos a través de pantallas, y pensar qué hacer frente a eso. Esa imagen del último abrazo analógico, un abrazo entre dos personas, el último que exista.

Casi como premonitorio, el título de su más reciente álbum hace referencia a la actualidad pandémica, pero fue pensado mucho antes, asegura Alfieri, y esa fue la razón por la cual anunciaron el nombre mucho antes que la salida del disco: Cuando pasó lo que pasó – el inicio de la cuarentena -, fue una decisión sacar el título del disco antes. Nunca lo anunciamos con tanta antelación antes de que salga.

Desde un balcón en algún lado de Buenos Aires y recién mudado, a través de la pantalla – algo que suena hasta paradójico tomando en cuenta el título del disco -, el cantante de TAN se muestra cómodo a la hora de hablar de esta nueva placa. Es un disco que teníamos ganas de sacar. Pero queríamos que sea un disco de guitarras. Un poco a contrapartida de el sonido actual, Nico enmarca con orgullo esta decisión. También hay algo de la época, de la actualidad, que es un poco disruptivo de nuestra parte. Hacer un disco de guitarras cuando todo el mundo se vanagloria de que las guitarras ya pasaron de moda. Ahora es re cool decir “las guitarras pasaron de moda”.

Con solo 8 canciones y una duración menor a los 35 minutos, El último abrazo analógico es el disco más corto de los que presentó la banda hasta el momento. Esta decisión no es casual, asegura Alfieri. Queríamos que fuera un disco de pocas canciones porque también nos pasaba que los temas tenían como un peso que sentíamos que se podía llegar a hacer denso. Las canciones venían muy cargadas… El Mirador o La Era de Acuario son canciones que te dejan pensando. Supongo que… bah, son cosas que me pasan a mí, un imaginario; lo que creo que le pasa a la gente. En este caso, son canciones que tienen ese peso, que son hermosas y que tienen esa profundidad que está bueno cortarlas con una canción como Pandora o Berlín, que son más llevaderas.

¿Cómo arrancó este disco?

Nos dejamos guiar mucho por los momentos. Si bien es un contexto que hoy en día te incita a generar contenido, nosotros tratamos de ser lo más fieles posible. No te lo digo como algo heroico, es muy difícil. Realmente las cosas nos salen así. Hacemos música porque tenemos ganas de hacerla. Los momentos para los discos son especiales, tiene que haber una necesidad real de hacer canciones. Los 4 somos personas que componemos, pero es distinta la composición natural que uno tiene, generar ideas, grabar maquetas; al momento que decimos: “No aguanto más, quiero grabar un disco”. Pero pasa un poco eso, llega un momento que no aguantamos más, queremos parar y grabar un disco. Todo eso pasó un poco a principios del año pasado, que venía pesando esa necesidad de hacer canciones.

Hay algo muy lindo que pasa… capaz estamos en medio de mucha tocada, y nos juntamos a tocar y no queríamos tocar ningún tema viejo, salen zapadas eternas. Entonces cuando empieza a pasar eso para nosotros es una especie de termómetro que dice: “hasta acá esas canciones”. En el momento que sale Vivir los Colores (que si bien iba a ser un single, ya nace con otras canciones a la par), lo que pasó es que entre el festejo de los 10 años y todo eso, estiramos la composición. Pero el armado del disco arrancó a mediados de 2019.

En algún momento amagaron a grabar en Córdoba…

No, es una canción que está ahí, un lado B. ya la sacaremos. Me gusta mucho, se llama “Es hora de hablarnos”. En algún momento saldrá, es un bonus track.

Un ratito antes de que salga el disco hiciste un vivo con Jero Romero, el productor, y le dijiste que fue un disco que les costó muchísimo. ¿Por qué?

Volver a 0, sacarse el cassette, que me parece que artísticamente es lo que todo músico tiene que hacer. Cuando venís de Hijos del Mundo o En El Desaprender, que son discos que han gustado, es difícil no querer repetirse, o mismo elegir tomar rumbos distintos. Fue como: ¿Cuál es el disco que queremos hacer? No el que le va a gustar a la gente, o el que le va a gustar a la industria.

Igual nunca fueron de hacerle caso a la industria.

Bueno pero de ahí vienen los conflictos. Como que la industria te pone en un lugar y lo tomás o no.

¿Cuántas veces la industria les pidió que hagan un hit?

Sí, son cosas que pasan, ya lo debés saber.

Lo más llamativo es que, si bien la industria uno ve que cambió mucho, se sigue pensando en “necesitás un tema que pegue en la radio”. Pero el público siempre reaccionó a sus discos muy positivamente y no porque tengan un hit propiamente dicho.

A mí hay algo que me marcó que me dijo Gaby Pedernera – baterista de Eruca Sativa– muy emocionado la vez que ellos me invitaron a cantar en el Luna Park. Al otro día le escribí, le agradecí por la invitación y le dije que me emocionaba como una victoria propia que una banda como Eruca tuviera su Luna Park, que es una banda que no se cansa de explorar y que no se amolda a la situación, la situación se amolda a ellos. Y Gaby me dijo, haciendo referencia a nosotros: “yo quiero que las canciones nuestras y las de ustedes, la gente de acá a 30 años las siga escuchando, no me importa el ahora”. Y a mí esa frase me marcó un montón. Ver el cuadro desde afuera, ver la obra entera de gente haciendo música. Es un poco nuestra apuesta.

También es el momento, la gente está más abierta a escuchar.

En ese aspecto la gente está más abierta y eso es re bueno. Sí hay ciertos nichos que son más exitosos a primera escucha, pero la verdad es que hacemos música. Esa dificultad que hablamos con Jero a veces tiene que ver con esto, no ponerse en ningún papel y no comerse ninguna presión de ningún lado. Salir, dar la cara y decir “nosotros somos esto”; que le guste al que le tenga que gustar. Yo estoy convencido de que las canciones llegan a quienes tienen que llegar y que la gente se apropia o no, y que esas canciones ya cobran una vida por sí misma en función de lo que representan en las personas. Después el resto está. La verdad es que me gusta mucho pensar en eso de que las canciones son atemporales. Pensar que agarren Pandora de acá a 30 años y digan: “ché, qué buena canción”. “Las canciones se ponen en su lugar”, eso me lo dijo Tweety Gonzalez – productor de En El Desaprender e histórico referente del Rock Nacional-.

Con este cuarto disco, la banda integrada por Alexis Koleff, Luca Albano Barzan, Juan Pablo Alfieri y con quien hablamos, Nico Alfieri; mostró una faceta un poco más terrenal y menos enigmática a la hora de las letras de las canciones: Hay bastante participación de todos. Pero quisimos bajar a tierra, nos gusta la metáfora pero también poder decir las cosas. Es un disco con agallas de nuestra parte. Habla mucho del amor.

Esta idea del amor es algo que Nico decide resaltar a la hora de hablar del disco: Eso es de lo que hablan las canciones, casi todas hablan del abrazo y del amor. Del amor no convencional, del amor que no le dicen como tiene que ser. El amor con la luz y la sombra. Viste que dice: “Amor es contradicción, jamás emboscada” – fragmento de la canción Berlín-; eso es el amor, uno puede contradecirse todo el tiempo, uno puede cambiar, cambiar su forma de pensar, quizás uno tiene actitudes más egoístas, repudiables; pero no se admite la trampa, la emboscada. Entonces me parece que desde ahí es algo honesto. Eso siento que tienen las letras, este abrazo.

Todo Aparenta Normal se va a presentar en su primer show online el 22 de octubre. Las entradas están a la venta por Passline.com, pero no es la presentación del disco, asegura Alfieri. Definitivamente no es la presentación, eso nos lo vamos a guardar para cuando podamos. Esto surge más desde el deseo de comunicación y realmente entender que es un momento difícil para toda la industria, para nosotros como músicos, para toda la gente que labura con nosotros. Me parece piola destacar que es un momento muy difícil para la música. La estamos pasando mal todos, está bueno que todo se sepa; es lindo pensar y que la gente sepa que si hay bandas que te gustan y que tenés ganas de apoyar, es el momento de apoyarla. Se esperan tormentas de sal.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.